miércoles, 8 de diciembre de 2010

ORIGEN DEL SOMORGUJO

Ésaco, hijo de Príamo, se enamoró perdidamente de la ninfa Hesperie. Ésta, sin embargo, huye de él, y en su huida muere mordida por una serpiente, con lo que la desesperación de Ésaco es tan grande, que se arroja desde un acantilado al mar; Tetis suaviza su caída y, cuando está ya en el agua, lo cubre de plumas; pero él, que lo que quería era la muerte, emerge, se remonta gracias a las alas de que se ve dotado, y vuelve a tirarse furiosamente contra el mar, sumergiéndose profundamente; pero no muere, y vuelve a intentarlo muchas veces, siempre inútilmente, porque se ha convertido en somorgujo, pájaro que es tan buceador como volador.


A. Ruiz de Elvira, Mitología clásica, pág. 391 (citando a Ovidio, Metamorfosis 11.749-795) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada