domingo, 25 de octubre de 2009

HIC HABITAT FELICITAS: 1ª PARTE

Entre los pueblos antiguos, el falo era un símbolo apotropaico: se le atribuían poderes mágicos, de protección contra los malos espíritus, especialmente los causantes de la impotencia y la esterilidad. Este aspecto de las sociedades antiguas ha sido censurado en nombre de las buenas costumbres.

En las excavaciones de las ciudades antiguas, sobre todo de Pompeya y Herculano, junto a los objetos "aceptables", no dejaban de salir a la luz otros que incomodaban a quienes sólo querían abordar el estudio de la Antigüedad de una manera parcial. Cuando en Pompeya se halló el grupo escultórico de Pan y la cabra, Carlos III lo confinó a un almacén de su palacio de Portici para que nadie pudiese verlo. Más tarde, esta obra y las restantes "obscenidades, viles monumentos de la lujuria pagana", fueron visitadas por personas que recibieron permisos especiales, y esta situación se mantuvo hasta la década de los 70 del siglo XX, cuando por fin se abrió al público el Gabinetto Segreto del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada