domingo, 25 de octubre de 2009

HIC HABITAT FELICITAS: 2ª PARTE

Para el hombre antiguo, todo lo que sucede tiene un sentido y todo gira en torno a él. Las desgracias son castigos infligidos por espíritus que median a favor de terceros. En la propia lengua han quedado grabadas sus creencias mágicas: el mal de ojo se denominaba en latín fascinum y ahora nosotros fascinamos con la mirada o la palabra; entre los griegos, la eudaimonía era la felicidad, un estado de bienestar (eu) otorgado por los daímones o espíritus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada